jueves, 5 de marzo de 2009

U-571 ( U-571 ) ( 2000 )


cartel de la pelicula

En 1942, en plena Segunda Guerra Mundial, la flota alemana está ganando la partida a la armada aliada causándoles gran número de bajas. Cientos de barcos están siendo hundidos por los submarinos de Hitler gracias a un sistema de comunicaciones llamado "enigma", que posiciona con increíble exactitud los objetivos a los que deben atacar. Pero ahora, un capitán norteamericano ha detectado las señales de "enigma". Se encuentran a bordo de un submarino alemán averiado, el U-571, en mitad del Atlántico Norte. Rápidamente, un grupo de oficiales aliados, haciéndose pasar por miembros de la armada alemana a bordo del S-33, son enviados para reducir a la tripulación del U-571 y capturar el codificador "enigma", con el que las comunicaciones alemanas podrán ser interceptadas.... El Capitán de corbeta Mike Dahlgren (Bill Paxton) capitanea el S-33, un viejo submarino norteamericano de la Primera Guerra Mundial que tiene más años que la mayoría de su tripulación. Pese a que el buque es un auténtico trasto y presenta numerosos desperfectos, puede ser una arma mortal si cae en las manos adecuadas. Es el momento para ofrecerle la oportunidad de que demuestre que aún sirve para algo mientras los americanos entran en la Segunda Guerra Mundial. El Teniente de navío Andrew Tyler (Matthew McConaughey) es el oficial que está a las órdenes de Dahlgren. Acaba de serle postergado un ascenso que le hubiera puesto al mando de su propio submarino, pero Tyler sube a bordo de la embarcación, pues su sentido del deber está por encima de su orgullo. En la nave, se le unen sus compañeros, el Teniente de navío Pete Emmett (Jon Bon Jovi) y el Alférez Larson (Matthew Settle). Todos los hombres que han sido reclutados se embarcan en el S-33, incluyendo al Jefe Klough (Harvey Keitel), al técnico en radio Wentz (Jack Noseworthy), al cocinero Eddie (T.C. Carson), Trigger (Thomas Guiry), Mazzola (Erik Palladino), Tank (Dave Power), Griggs (Derk Cheetwood) y Rabbit (Will Estes). Todos son hombres corrientes, algunos apenas acaban de salir del instituto, estos marineros están a punto de embarcarse en una misión más peligrosa y terrorífica de lo que jamás hubieran podido imaginarse, pero se trata de la misión que puede cambiar el curso de la batalla. Por orden del almirante, el Teniente de navío Hirsch (Jake Weber) se encarga de la misión del S-33 con el Comandante de Marines Coonan (David Keith). El "equipaje" de ambos es una gran carga de embalajes con ignotos contenidos...unos contenidos que no pueden revelarse hasta que el submarino haya abandonado las aguas americanas. Una vez que el S-33 está en pleno océano, se hace saber en qué consiste la misión. Igual que el caballo de Troya de la mitología griega, la embarcación ha sido preparada para que se parezca a los famosos submarinos nazis que atraviesan las profundidades del Atlántico norte. Los tripulantes del S-33 van a reunirse con lo que el Teniente Hirsch asume es un submarino alemán encallado, haciéndose pasar por alemanes, deben capturar un ingenio llamado "Enigma", un dispositivo de codificación de altísimo secreto cuyo valor es enorme y que podría ayudar a los aliados a detener los incesantes ataques de las mortales flotas de submarinos enemigos extendidos por el océano. La misión deberá ejecutarse en total secreto, dado que hacerse con este dispositivo sin que el enemigo se percate es el único modo por el que la inteligencia aliada logrará descifrar los movimientos alemanes, poniendo así fin a las enormes pérdidas infligidas a los convoys que transportan vitales suministros a través del océano. Si todo resulta como se ha planeado, destruirán el submarino alemán, conducirán a los prisioneros a los EE.UU y el enemigo jamás se enterará de esta hazaña secreta. Pero una serie de inesperados sucesos hará que este grupo de marineros americanos acabe atrapados en el navío enemigo, sumergidos en las profundidades de aguas hostiles, y aún con el gran inconveniente de desconocer cómo conducir el submarino alemán. El destino de estos nueve hombres corrientes, así como la fortuna de su misión, dependerá finalmente de su compañerismo, instinto, capacidad de lucha contra el tiempo y contra sus propios miedos.

Mi puntuación: 7 de 10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.