viernes, 4 de febrero de 2011

Los Tigres del Mar ( The Gallant Hours ) ( 1960 )

Producción estadounidense dirigida por Robert Montgomery

Reproduzco al Mayor Reisman:
Que yo sepa la película "The Gallant Hours" no fue estrenada en los cines españoles y sólo se ha visto en televisión bajo los siguientes títulos: "Los tigres del mar" y "La hora de la verdad". Es un documental dramatizado sobre un período crucial de la vida del almirante William F. "Bull" Halsey: desde el 18 de octubre al 15 de noviembre de 1942. En esas cinco semanas se decidió el destino de la campaña de Guadalcanal.


El tema de "The Gallant Hours" es el de las decisiones del alto mando y de la responsabilidad de mandar a miles de hombres a morir por lo que recuerda al de otras producciones como "Almas en la hoguera" o "Sublime decisión". Pero hay un aspecto peculiar en esta producción. No se ve ni una sola escena de combate, ni siquiera una secuencia de documentales o noticiarios. Como mucho se oyen explosiones o sirenas, pero no se ve ni un solo tiro. Y sólo se ve a un muerto: un teniente japonés. La idea de la película se le ocurrió al director Robert Montgomery que sirvió bajo las órdenes de Halsey.


El almirante Halsey fue interpretado por James Cagney. Y la verdad es que el parecido físico entre ambos es notable. El comienzo nos sitúa en al ceremonia de jubilación de Halsey. En el momento en que se retira a su camarote para vestirse de civil, comienza a recordar junto con su ayudante filipino el momento en el que tomó el mando de la flota norteamericana del Pacífico Sur. Cuando llegó Halsey, los norteamericanos estaban contra las cuerdas. La batalla por Guadalcanal comenzó con los desembarcos del 7 de agosto de 1942. Dos días después la marina norteamericana sufrió la derrota de la isla de Savo. Durante unos momentos críticos parecía que la batalla iba a ser ganada por los nipones. Hasta el 11 de octubre los norteamericanos no comenzaron a recuperarse tras la victoria de la batalla del Cabo Esperanza. Pero Nimitz ya había tomado una decisión. Halsey tuvo que relevar a su amigo el vicealmirante Ghormley, y para suavizar el amargo trago le dice "yo me llevaré el mérito del trabajo que tu has empezado".


Ya he indicado que es una especie de documental dramatizado muy similar a los que últimamente realiza la BBC. No solo está rodada en blanco y negro sino que además, hay una voz de narrador en off. En muchos momentos, demasiados quizás, la narración se interrumpe para presentarnos a uno de los personajes que vemos en pantalla. Por ejemplo, en la escena del inicio cuando Halsey es ayudado por su asistente, el narrador lo presenta diciendo que se trata de Manuel Salvador Jesús Maravilla, que también se jubila y que se irá a vivir con su hermano en Filipinas. Y así con un montón más de personajes, desde soldados rasos a generales. También llama la atención el hecho de que los oficiales japoneses son representados de una forma bastante correcta y hablan en japonés sin subtítulos. El narrador simplemente hace una breve descripción del tema que tratan. Por cierto, esta es la segunda película en la que un actor interpreta al almirante Yamamoto. Se trataba de James T. Goto, que además trabajó como asesor militar en lo tocante a la armada japonesa.


La cinta nos muestra como Halsey intenta quitar la iniciativa a Yamamoto y restablecer la moral de los marines en Guadalcanal. El primer encuentro naval de ambos fue la batalla de las Islas Santa Cruz. A pesar de recibir un fuerte castigo, los japoneses hundieron el Hornet y dañaron al Enterprise, pero temiendo futuros daños en sus buques los nipones no supieron explotar la victoria y se retiraron. Yamamoto había conseguido una victoria pírrica y Halsey una victoria estratégica. En noviembre, Yamamoto y Halsey volvieron a enfrentarse en lo que se conocería como la batalla naval de Guadalcanal, y esta vez fue el norteamericano el que se alzó con el triunfo que aseguraría la victoria de la campaña.


Desde el punto de vista histórico la película tiene un gran fallo. Para realzar el dramatismo Montgomery intentó hacer un paralelismo entre los destinos de Halsey y Yamamoto. Al comienzo un submarino japonés detecta el hidroavión en el que viaja Halsey hacia Guadalcanal y Yamamoto decide enviar cazas a derribarlo. Pero Halsey tiene una corazonada y aterriza en otro sitio. Por ello al final Montgomery incluye la misión para derribar el avión en el que viajaba el almirante Yamamoto. Dicha muerte ocurrió el 18 de abril de 1943, cinco meses después de haber finalizado la campaña. Otro fallo histórico es que aparecen cazas Hellcats con depósitos en los extremos de las alas. Esos aviones no existían en 1942.


En el aspecto cinematográfico la cinta es bastante lenta y las interpretaciones, salvando la de Cagney, son más bien flojas. Si no eres una persona interesada en el tema la verdad es que se hace aburrida. Cagney se tomó muy en serio su papel. No sólo se entrevistó dos veces con el propio Halsey, sino que además lo hizo con todos aquellos que tuvieran alguna relación con él durante aquellos días. Otro aspecto llamativo es que la banda sonora consiste en una composición coral bastante melancólica que se repite varias veces como fondo musical a lo largo de la película. Nada de partituras heroicas.


Interesante para los que les guste el teatro del Pacífico o los fans de James Cagney.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.