jueves, 22 de abril de 2010

La Rosa Blanca ( Die Weiße Rose (Die Weisse Rose) ) ( 1982 )

Producción alemana dirigida por Michael Verhoeven

Durante la II Guerra Mundial, un grupo de estudiantes de la Universidad de Munich comienza a cuestionar las decisiones y cordura de su gobierno nazi.
Reproduzco un texto que he encontrado de Dña. Carmen del Toro, profesora titulada de la Universidad Rey Juan Carlos.

Como ciudadano alemán, como profesor y como persona interesada en la política, exijo y mantengo no sólo mi derecho, sino mi deber moral de tomar parte en nuestro futuro como alemanes y de exponer y oponerme a lo que considero erróneo. Mi misión ha sido la de espolear el ánimo de los estudiantes, no mediante acciones políticas, sino pura y simplemente mediante mis palabras y de conducirles no a la violencia, sino a una introspección moral y consecuente análisis de las deficiencias de nuestro sistema político y la vuelta urgente a los principios morales del Estado constitucional” (palabras de Huber citadas en el libro de Inge Scholl La Rosa Blanca. Múnich 1942-43).
El 27 de febrero de  1943, el profesor de Filosofía Kurt Huber fue arrestado, desposeído de su doctorado y de su puesto como profesor. El 19 de abril fue uno de los máximos defensores de los estudiantes acusados y detenidos en el segundo juicio que tuvo lugar contra La Rosa Blanca. El juez nazi Roland Freisler (participante en las reuniones para la Solución Final de los judíos), que presidía la sala, lanzó el más mezquino ataque contra Huber. Negó rotundamente que sus motivaciones al ayudar a los jóvenes estudiantes fueran éticas y le humilló durante todo el juicio con sus  comentarios sarcásticos. Las últimas palabras  de Huber antes de ser ejecutado fueron en defensa del derecho y la libertad, lo cual llenó de orgullo y valentía a Willi Graf (estudiante de Medicina) y Alexander Schmorell (estudiante de Medicina), acusados de alta traición por la difusión de panfletos.
La sentencia en el primer juicio contra Christoph Probst (estudiante de Medicina, 24 años), Hans Scholl (estudiante de Medicina, 25 años) y Sophie Scholl (estudiante, 22 años) fue de pena de muerte por alta traición.
Palabras finales de Sofia Scholl en el juicio de 21 de febrero de 1943:
“Después de todo, alguien tenía que empezar. Hay mucha gente que cree también en lo que dijimos y escribimos. Solamente que no se atreven a decirlo como lo hicimos nosotros”.
La referencia de algunos periódicos alemanes fue la siguiente:
Münchener Neueste Nachrichten, lunes 22 de febrero de 1943:
“(…) Las personas condenadas cometieron graves ofensas contra la seguridad de la nación y contra el pueblo alemán, haciendo pintadas en las fachadas de las casas con eslóganes atacando al Estado y distribuyendo panfletos incitando a la traición. En estos momentos de lucha heroica del pueblo alemán, estos criminales despreciables merecen una ejecución rápida y deshonrosa”.
Volkischer Beobachter, Munich Edition, miércoles 21 de abril de 1943:
“(…) En el momento en el que nuestro valeroso pueblo alemán lucha, Schmorell, Huber y Graf, de Múnich, colaboraron con los Scholl al incitar al sabotaje de nuestras fábricas de armas y difundieron ideas derrotistas(…) Estos acusados (…) autoexcluidos del pueblo alemán fueron castigados con la muerte. Han sido desposeídos de su ciudadanía alemana para siempre (…).
El tercer juicio tuvo lugar el 13 de julio de 1943, el mismo dia en el que Huber fue ejecutado. Cuatro acusados fueron llevados ante el juez: el librero Josef Söhngen (editor de los panfletos), Harald Dohrn, suegro de Christopher Probst; el artista Wilhelm Geyer y el pintor arquitecto Manfred Eickemayer, quien había cedido su estudio para las reuniones de La Rosa Blanca de Múnich. Todos ellos, condenados a tres meses de prisión.
La rama de Hamburgo de La Rosa Blanca no tuvo mejor suerte. Como en Múnich, este grupo de resistencia estaba formado por unas cincuenta personas, entre estudiantes e intelectuales quienes, según los documentos de la Gestapo , fueron llevados a campos de concentración en el otoño de 1943. Pero un estudiante de Químicas, Hans Leiplt, recogió la antorcha de sus compañeros, aunque fue por poco tiempo. Arrestado en octubre de 1944, fue también sentenciado a muerte y tres de los siete acusados junto con él recibieron pena de prisión perpetua. El 29 de enero de 1945 Leiplt fue también guillotinado.
Cuatro juicios más tuvieron lugar en Hamburgo el 17, 19 y 20 de abril de 1945. Pero estos condenados tuvieron más suerte y fueron liberados de sus prisiones en Stendal y Baeyruth por los soldados estadounidenses. La lista de ejecutados de la rama de Hamburgo al terminar el juicio por oponerse a Hitler contiene los siguientes nombres: Katharina Leiplt, Elisabeth Lange, Reinhold Mayer, Hans Leiptlt, Frederick Geussenhainer, Greta Grohe, Curt Ledien y Gretl Mrosek. Hitler se suicidó el 30 de abril y la rendición tuvo lugar el 1 de mayo de 1945.
Según el libro de Inge Scholl, los escritos de resistencia de La Rosa Blanca tuvieron lugar en cuatro ocasiones. El primero, “A todos los alemanes”, se preparó entre el verano y el otoño de 1942 y se repartió clandestinamente antes de la llegada de los aliados a Marruecos y Argelia el 8 de noviembre de 1942. El segundo, “Compañeros luchadores de la Resistencia ”, se dio a conocer después de  finalizar la batalla de Estalingrado (31 enero 1942) hacia el 16 de febrero. Dos días después, el 18, los hermanos Scholl fueron detenidos.
“Luchadores de la Resistencia ” y “A los estudiantes alemanes” fueron los dos últimos. Estos estudiantes y profesores utilizaron en sus panfletos pasajes de versos o pensamientos de poetas de habla alemana como Gottfried Keller, Goethe, o de los clásicos Solón y Licurgo (“El Estado no es nunca un fín en sí mismo”) o del Eclesiastés.
En 1982, Michael Verhoeven dirigió la película La Rosa Blanca , en la que se explicaba de forma pormenorizada todo el movimiento de rebelión basado en testimonios orales de supervivientes. Esta película desató las iras del Gobierno alemán del momento debido al final de la película, en el que se señalaba que aún no se había reivindicado legalmente la memoria de aquellos miembros del movimiento La Rosa Blanca. Esta controversia llevó a que la exhibición de la película fuera de Alemania estuviera temporalmente prohibida, pero el clamor del público obligó al Gobierno finalmente a denunciar el procedimiento judicial utilizado por los nazis que llevó a aquellos jóvenes a la guillotina.
Marc Rothemund, director de Sophie Scholl (2006), en una reciente entrevista, justifica por un lado la tardanza en hacerse esta última película y por otro su visión un poco sintética de este hecho casi aislado de resistencia antinazi dentro de Alemania, dado que Verhoeven había ya descrito prolijamente en su película de 1982 este movimiento de rebelión:
“Los documentos en los que me he basado para rodar la película, interrogatorios, juicios, cartas, etc. fueron enviados primero a Moscú después de que los rusos conquistaran Berlín y luego al Berlín Este. Allí fueron considerados como cosas de estudiantes, pacifistas, derechos humanos y libertad de expresión y eso no era conveniente para el sistema comunista. Y lo ocultaron. Después de la reunificación estos documentos se ubicaron en una colección en el Archivo Alemán Federal en 1990. Los alemanes estaban muy ocupados con la reunificación y los problemas de la Alemania del Este y no tenían tiempo de ocuparse de historias de la Segunda Guerra Mundial. Ahora, quince años después, Alemania es una sola nación y es ahora cuando los nietos de los nazis están empezando a cuestionarse sobre la época de sus abuelos.”
Sin embargo, para aquellos espectadores que no vieron en su momento la versión de Verhoeven, la película Sophie Scholl deja sin lugar para el recuerdo a todos aquellos que dieron su vida por la misma causa. La película queda incompleta al no explicar suficientemente al espectador el alcance de la rebelión de una parte de los estudiantes alemanes y de algunos profesores e intelectuales; la violencia a un juez nazi histérico, a un interrogador malo al principio y comprensivo al final y a una compasiva funcionaria de prisiones. Sólo en los letreros de crédito (que poca gente lee),  se mencionan otros nombres relacionados con La Rosa Blanca.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.